Iguana Sell, Relojes, Cristal, Cristal de los relojes, Zafiro, Glycine

Todo lo que debes saber

¡Buenos días seguidores!

Hoy hablaremos de uno de los materiales más comunes en nuestro día a día. Se ha convertido en un básico y prácticamente pasa desapercibido, y no sólo por su transparencia. Utilizado desde hace siglos, ha acabado siendo una pieza imprescindible en artículos de lujo y, sin duda, en relojería.

Por supuesto hablamos del cristal. Éste puede marcar una importante diferencia de un reloj a otro y dependiendo de la marca y precio encontraremos distintos tipos y características. En décadas pasadas en las que era más habitual el reloj de bolsillo, uno de los principales problemas era la fragilidad de sus cristales. De hecho, en algunos relojes de gran lujo se utilizaba el llamado cristal de roca. Un cristal natural destacado por su gran nitidez y brillo aunque de una fragilidad muy particular.

No obstante, con la llegada del reloj de pulsera dicho problema no fue a mejor. En algunos casos, como militares y deportistas, utilizaban una rejilla protectora para evitar arañazos y roturas.

Hoy en día ya recurrimos a otro tipo de materiales que permitieron avanzar con el problema. Dependiendo del trato al que haya sido sometido el cristal y a los materiales de los que se componga los encontraremos más o menos resistentes, en relación así con su precio.

Plexiglax: Es el más barato y ligero. Aún siendo casi imposible de romper, se ralla con mucha facilidad.

Hesalite: En este caso se trata de un cristal sintético. Debido a su gran dureza se encunetra sobretodo en relojes deportivos y sobretodo destaca por su facilidad para pulirlo y eliminar cualquier arañazo. Por ejemplo encontraremos este tipo de cristales en algún modelo de Glycine, entre otros.

Vidrio ordinario o Cristal mineral: Tras haber sido sometido a un proceso de endurecimiento, es más fácil de romper que el plexiglax pero mucho más resistente a los arañazos. De nuevo este cristal lo encontramos en marcas como Glycine, Fortis, Oris o Eterna.

Zafiro: Siendo uno de los minerales más resistentes por detrás del diamante, es prácticamente imposible de rayar. Se empezó a usar en los años 60 y normalmente veremos que en relojería lo denominan «zafiro sintético». Su única diferencia es que ha sido tratado por agentes colorantes que le dan un determinado color. Sin embargo sus propiedades son exactamente las mismas. A su vez, al ser tan duro es más fácil de romper y es utilizado en artículos de alta gama. Meistersinger, Eterna y Glycine son algunas de las marcas que destacan en el uso de este tipo de cristales.

Este tipo de cristal está cubierto con una sustancia por una o dos caras del reloj que se usa también en lentes. Los cristales anti reflectantes pueden estar hechos de zafiro o de cualquier material mineral. Una característica interesante de este tipo de cristales es que son virtualmente invisibles al mirarlos de frente porque no reflejan ninguna luz. Sobretodo ganan una gran funcionalidad en zonas de poca visibilidad eliminando cualquier tipo de reflejo.

En algunos casos el recubrimiento le da un tinte azulado como hace en la gafas de sol. Este tinte es más fácil de ver si el reloj tiene una esfera de color claro.

Destacamos marcas como Sinn, Montblanc o Eterna con este tipo de características que ofrecen un valor añadido.

En el mercado podremos encontrar una gran diversidad de relojes de todo tipo de calidades. Sin embargo siempre merecerá la pena apostar por lo bueno y único. Entre los relojes de alta gama cada vez se fabrican más con cristal de zafiro, puesto que lo bueno, siempre prevalece.

Por ello contamos con una gran variedad de nuestros productos que satisfacen hasta las demandas más exigentes.

Os animamos a que investiguéis más sobre estos materiales y echéis un vistazo a nuestros post más especializados sobre relojes en nuestro blog. Acercaros también a nuestra boutique situada en c/ Núñez de Balboa 90, Madrid, o visitad nuestra web y conoced más sobre nuestros productos.

Será un placer ayudaros.

¡Feliz Jueves!

Diana

Dejar un comentario