Relojero haciendo test 500 horas de montblanc

Prueba de Calidad 500 horas de Montblanc

¡Buenos días seguidores!

Hoy, en nuestro Blog de Especializados de Relojería, nos adentramos una vez más en el mundo Montblanc  para descubrir los secretos y métodos que utiliza la manufactura en la producción de todos sus movimientos propios. Como resultado de estos, la marca garantiza el perfecto funcionamiento de todos sus productos.

Es de todos conocido que Montblanc es sinónimo de relojería suiza de altísima calidad. La marca se adentra cada vez más en la creación de innovadores calibres de los que presumen de precisión, refinamiento  y perdurabilidad.

El proceso de producción es muy minucioso y concienzudo. Este exigente proceso, entre otros, cuenta con «la prueba de 500 horas». Un test que simula, mediante varias etapas de pruebas, el primer año de vida de los modelos.  Estas pruebas se llevan a cabo en varias etapas que explicaremos a continuación.

Esta prueba se realiza para todos los  relojes Héritage Chronométrie, así como para todos los movimientos propios de Montblanc.

Etapas del Test

Esta prueba dura 4 horas.

Una diferencia característica entre la prueba COSC y la de 500 horas es que la primera se limita al certificado de calibres. Sin embargo, la prueba de 500 horas se realiza una vez el reloj ha sido ya ensamblado.

Durante esta prueba, una máquina hace girar los relojes sometiéndolos a  vibraciones que simulan la vida real. Estas vibraciones sin embargo, son mucho más intensas que las que realmente sufre el reloj durante su periodo de vida.

Esta prueba dura 80 horas.

Consiste en la comprobación continuada de la exactitud del reloj. Para ello se utilizan unos micrófonos que amplifican las variaciones del movimiento en diferentes posiciones del reloj. Con la recogida de estos datos se comprueba que las vibraciones se encuentren dentro de los márgenes establecidos.

Esta es la etapa más larga, siendo su duración de, ni más ni menos, 336 horas.

Durante esta prueba se simula la vida del reloj, todas las fases en las que se puede encontrar. Se comprueba por tanto, la reserva de marcha, los pulsadores, cronómetro y cualquier otra función que posea el modelo. También se comprueba el funcionamiento del reloj en reposo, en caso de que el usuario lo deje de utilizar por un período de tiempo.

.

Durante este período de 80 horas, se verifica el funcionamiento del reloj en diferentes temperaturas de entre (6 y 45ºC). Para ello, utilizan un horno y someten los relojes a estos cambios de temperatura. Comprueban de nuevo la reserva de marcha y las funciones de los diferentes modelos.

Esta supone la última prueba del largo proceso.  Su duración es de únicamente 2 horas.  Se divide en dos procesos.

El primero consiste en la verificación de la hermeticidad del reloj. En primer lugar, el reloj se coloca en una superficie a 45ºC que se enfría rápidamente. De esta forma, si el reloj acumula rocío en el interior de la esfera quedará al descubierto su falta de hermeticidad.

Por otra parte, siempre y cuando los relojes superen la primera prueba de esta etapa, se comprueba de nuevo la estanqueidad sumergiendo el reloj en una caja de presión. Esta va aumentando continuadamente hasta alcanzar 3 atm (30 metros).

Al finalizar el proceso, se otorga un certificado a cada uno de los relojes que garantiza su insuperable calidad.  Por supuesto, cualquier usuario de Montblanc puede estar seguro de que posee una pieza inigualable.

¡Esto es todo por hoy! Si tienen cualquier otra duda sobre el proceso o sobre relojes Montblanc, no duden en consultarnos. ¡Será un placer atenderles!

Que tengan un buen día,

Gabriela

Iguana Sell

Dejar un comentario